Alcoholismo y juergas

De las tantas frases dichas por Abraham Lincoln que han quedado marcadas en la historia, recogemos una que viene como anillo al dedo para el título de este post: “Me gustaría saber que marca de whisky bebe el General Grant así mandaría un barril de esa marca a cada uno de mis generales”. Con ese deseo Lincoln daba a entender su gran aprecio por el General que iba finalmente a llevar al ejército del Norte hacia la victoria. También Lincoln hizo saber a todos los que criticaban a Grant que su alcoholismo no debía de ser tan grave como ellos decían ya que Grant había hecho muchos más progresos en el campo de batalla que muchos otros generales. Realmente Grant fue consciente que durante la Guerra no podía beber tanto como lo habían hecho en el pasado.

Las bebidas alcohólicas eran algo habitual en tiempos de guerra y muchos soldados bebían whisky durante las largas esperas en los campamentos. Pero algunos de las más altas esferas, generales por ejemplo, también era aficionados a la embriaguez. Grant sin duda se llevó la mayor fama. Old Crow era su whisky favorito. Cuando llegó a ser Presidente el tema de la bebida también le dio más de un dolor de cabeza.

Otro general de la Unión, McClellan, vio con preocupación como las tropas bebían demasiado con las consecuencias que ya nos podemos imaginar. Ya hemos comentado en anteriores posts que McClellan no fue un General de acción. Eso quiere decir que sus tropas estaban ancladas en campamentos durante muchas semanas sin moverse. Por lo tanto las juergas eran inevitables. Y donde hay juergas hay peleas o, lo que es lo mismo, indisciplina. McClellan llegó a compartir con otros oficiales su preocupación por la deriva alcohólica de muchas de sus tropas. Dijo que el alcohol era la principal causa de los desórdenes entre los soldados y que sin él, podría equivaler a tener 50.000 hombres más. El Norte tenía varias leyes marciales para castigar a los que estuviesen borrachos durante el servicio. Basicamente podrían enfrentarse a una pena dictada por un Tribuna Marcial y a castigos corporales.

Muchos vendedores de bebidas alcohólicas, whisky principalmente, conseguían camuflar sus barriles entre las tropas para venderlos. A veces incluso los civiles de los pueblos cercanos vendían alcohol a las tropas (si eran cazados afrontaban duras multas).

Los Confederados tampoco eran ajenos a esto y se las ingeniaban como podían para disfrutar de las bebidas espirituosas. Algunas tropas, como una división del Mississippi, consiguió entrar whisky en el campamento dentro de melones. Obviamente, los soldados Confederados sufrieron más que los del Norte en materia de comida y obviamente en materia alcohólica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: